Día a día debemos enfrentarnos a distintas situaciones laborales y las formas en las que apropiamos conductas y organizamos las prioridades hacen que seamos buenos o malos administradores del tiempo. Dentro de estas situaciones hay algunas que podemos controlar y otras que se salen de nuestro alcance. Por eso debemos enfocarnos en las cosas que dependen de nosotros, toda vez que no podemos controlar el tiempo, pero sí su administración.

A continuación, daremos a conocer 3 prácticas sencillas que nos ayudarán a administrar mejor el tiempo, no solo en la realización del trabajo en casa, sino también, en nuestra vida cotidiana.

Pero, antes de empezar es necesario reflexionar: ¿Cómo y con qué disposición empezamos el día? Estos cuestionamientos son muy importantes porque cuando tenemos actitud positiva, podemos tener una comunicación más eficiente, la mente más clara para realizar las actividades y la disposición adecuada para tener una vida tranquila en sociedad. Por este motivo es pertinente:

1. Planificar tu día

Realiza un listado de las actividades que debes realizar en un mismo día. Este es un hábito disciplinado que ayuda a generar un itinerario diario de actividades. También, trata de realizar las actividades que no requieren mucho tiempo o no son muy indispensables iniciando el día. Así podrás retirarlas de la lista de pendientes y te concentrarás en las tareas que requieren mayor atención y tiempo o son de mayor importancia.

2. Tomar nota

Ten siempre a la mano una libreta donde puedas apuntar tus pendientes, para que cuando tengas en mente una actividad y estés realizando otra, puedas recordarla más adelante, evitando así dejarla en el olvido. Escribe la actividad de forma concreta, para que la puedas desarrollar de igual forma. Continúa con lo que estas haciendo inmediatamente.

3. Tomar mini-descansos

El cerebro necesita pausas cada cierto tiempo. Por ello es importante realizar descansos cortos cada 90 minutos continuos de trabajo. Así, el cerebro se vuelve a reactivar y se puede concentrar fácilmente. Durante los descansos, trata de realizar estiramientos o vida social con tus familiares, con quien convivas, con amigos o digitalmente si así lo prefieres. Esto ayudará a distraer la mente y le otorgará un pequeño espacio de esparcimiento, pero eso sí, hazlo por un corto periodo de tiempo no superior a 20 minutos.


Recuerda que la disciplina es muy importante en todos los ámbitos de nuestra existencia, incluso si deseas poner en práctica estos consejos. Si usas estos tips de forma consecutiva, crearás hábitos que faciliten la estancia en nuestro hogar durante esta época de crisis sanitaria a la que nos vemos enfrentados y la cual únicamente podemos sobrellevar desde nuestro hogar.


“No podemos elegir los tiempos en los que nos toca vivir, lo único que Podemos hacer es decidir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado”, Gandalf en el Señor de los Anillos.


Con información de: https://www.up-spain.com/blog/descansa-tu-cerebro/

Fotografía: Designed by Racool_studio / Freepik



Comentarios